Jump to content

albinstromber

Nivel 3
  • Content Count

    4470
  • Joined

  • Last visited

  • Days Won

    30

albinstromber last won the day on June 9

albinstromber had the most liked content!

Community Reputation

630 Excelente

2 Followers

About albinstromber

Profile Information

  • Gender
    Male

Recent Profile Visitors

6923 profile views
  1. No me gusta NADA el tono de Holdsworth.
  2. A mí las 339 me gustan mucho (tuve 3, mi primera Gibson fue una 339) y me resultan considerablemente más cómodas que las 335. Dicho eso, son un perno para vender el día que te aburrís. Y la última cosa, porque tuve esta discusión hace poco: algunas 339 vinieron con el sello del CS. Pero se fabricaron todas en el mismo lugar. No hay "339 comunes" y "339 CS". La manera más fácil de ver eso es que en Reverb no hay ninguna diferencia de precio entre las usadas de distintos años. Es todo humo local.
  3. Mi argumento a favor de tests compactos: 1) Me parece una pérdida de tiempo explicar las specs de un producto en un videotest. Siempre salteo esa parte. Salvo que se trate de una guitarra hecha a pedido, las specs están en el sitio web del fabricante. 2) Casi nunca me interesan las apreciaciones personales de quien testea, porque: a) Casi nunca esas apreciaciones son negativas, o hablan de aquello para lo que el producto no sirve. Ariel ya dijo mil veces que si algo no le gusta, no lo testea. Así que si está testeando algo, ya uno sabe que va a destacar sus virtudes. b) Los comentarios u opiniones tienen sentido si uno va a decir algo "especial" o no evidente sobre lo que está probando. Si alguien te dice que este pedal stackea bien con tal otro, o que esta guitarra hace especialmente bien tal o cual cosa, es interesante. Si me vas a contar que suena bárbaro, que está bien para el precio, que el mango es cómodo o que la terminación es impecable, paso.
  4. Por US$650 la dejo ir. No creo que haya un instrumento con esta comodidad y esta calidad de sonido por este precio. La oferta dura dos semanas.
  5. Un par de cosas: -Los insumos son un tema. En Argentina suele haber limitaciones, por ejemplo, en la posibilidad de elegir maderas. Salcedo tiene unos diseños geniales, pero las dos o tres guitarras que probé de él pesaban una bocha. Una de las razones por las que "desconfío" a veces de fabricantes de instrumentos nacionales (a pesar de que tuve una Alonso, una Frugoni, una BN, todas con muy buenos resultados) es que me parece legítimo preguntarse "¿entre cuántos tablones de madera pudiste elegir?". Por eso me gustó cuando Frugoni o Alonso empezaron a usar okume. El razonamiento era "es una madera con una buena relación precio/calidad, con buen peso, que me rinde bien". La estaban eligiendo por cómo funcionaba en su producto, y no porque "había que tener" caoba o fresno, por más que los tablones disponibles pesaran infinito. -La fabricación personalizada también es un tema: Ariel ya dijo varias veces que los mangos de las violas que encargó casi nunca se parecen a lo que él había indicado para copiar. No sé quién tiene tecnología para hacer escaneos 3D y copiar un mango con un CNC. A mí el argumento de la comodidad siempre me genera dudas: es difícil suponer que una guitarra que no probaste te va a resultar más cómoda que la guitarra que elegiste entre las 15 ya fabricadas que pudiste probar. Cada instrumento tiene sutilezas propias, yo debo haber tenido 10 PRS distintas, y recuerdo 3 como especialmente cómodas (2 las tengo, una la extraño). A mí me pasa que estoy sumamente dispuesto a comprar guitarras hechas por fabricantes argentinos, pero a esta altura bastante poco dispuesto a encargarlas. Mostrame lo que tenés en el taller, lo pruebo y si me gusta me lo llevo. Esperar seis meses y después descubrir que "meh" no me tienta especialmente (aunque entiendo el vicio de Ariel, que parece disfrutar especialmente de la novedad y la sorpresa, y al que creo que le copa encargar guitarras de luthier)
  6. Estoy plenamente de acuerdo. Y creo que la industria nacional tiene potencial para ser competitiva en términos de creatividad. Pero me parece que la mentalidad de "lo mismo pero más barato" está en la cabeza no sólo de muchos compradores, sino también de muchos fabricantes. Y no está mal: es el modelo de negocios de Mooer, Joyo, Behringer. Pero justamente por eso es un modelo sin mucha perspectiva, porque nunca vas a fabricar más barato que en China, Indonesia o Vietnam, y la apertura de importaciones (que necesitás para conseguir componentes) te termina haciendo quebrar. Yo estoy plenamente dispuesto a comprar equipamiento argentino, y me encanta la idea de elegir algo fabricado acá porque es la mejor opción disponible, no la más barata. Pero si alguien me quiere cobrar lo mismo que una PRS, pretendo que tenga el control de calidad de PRS, la inversión en I+D de PRS y la regularidad en la producción de PRS.
  7. Por supuesto, entiendo el punto. Ahora, creo que hay dos errores en esta manera de enfocarlo (no tuyos, sino de los fabricantes) 1) Si un vino argentino costara en Argentina lo mismo que un vino norteamericano cuesta en EEUU, no exportaríamos ni una copa. Parte de la competitividad de la producción argentina es por precio. Entonces, no es necesariamente un problema de precio, sino de cortoplacismo. Hay que pensar contra quién competís. Argie no compite contra Marshall, sino contra otros fabricantes boutique, y sus precios son competitivos (en dólares) con ese estándar. Más allá de que Argie es de las pocas marcas nacionales que me animo a decir que tienen calidad internacional. Tuve un Argie 6769 y no tenía nada que envidiarle a amplis Mesa, Carr, Laney o Marshall que también tuve. 2) Hay un problema en pensar "¿cuánto costaría importar X?" Es la idea de que la principal vía de llegada de instrumentos de alta gama a las manos de músicos argentinos es la importación oficial. Yo me animo a adivinar que hoy M&S vende más guitarras de alta gama usadas que nuevas (Gibson reconocía hace unos años "la principal competencia para una Gibson es una Gibson más vieja"). Por supuesto, estoy especulando y no tengo números. Pero mi intuición es que una persona que hoy dispone de 140.000 pesos para gastar en un instrumento nuevo, es una persona que probablemente viaje al exterior en un futuro cercano. Si ese es tu mercado, competís contra las cosas que esa persona se puede comprar en cualquier lugar del mundo, no sólo contra las cosas que hay en la vidriera de Talcahuano. En cualquier caso, mi punto no es sobre precios. Se desvió un poco el asunto. Mi punto quería ser sobre visión. Argie la tiene, Frugoni la tiene, LHC empezó a tenerla de modo mucho más claro cuando se incorporó Anton. Creo que Nigrelli y Diliberto la tienen (aunque no probé personalmente sus productos). Y otros tienen algunos aspectos muy desarrollados, pero necesitan pulir otros costados (por ejemplo, los costados de los trastes de las guitarras que fabrican).
  8. Bueno, con los pedales hay otro tema interesante. No termino de entender por qué Wampler, Bogner, ZVex, Suhr o JHS pueden sacar pedales de distorsión que suenen bien, y el estándar local es tan bajo. Hay demos oficiales de pedales nacionales en los que no se puede creer que el fabricante haya considerado que ese sonido era algo que se le podía vender a alguien. Tengo una hipótesis, y tiene básicamente que ver con la disposición a descartar cosas que no funcionan. El otro día tuve un cruce por FB con un luthier que pedía creo que 4000 dólares por una LP "réplica de una 1959". Traté de explicarle que, por ejemplo, PRS puede cobrar eso por un instrumento porque si considera que algo no está a la altura, no lo saca a la venta. Si vos hiciste una sola LP en tu vida, ¿por qué voy a pensar que todo te salió impecable de una? Si no descartás componentes, si no elegís maderas, si no eliminás prototipos que te parecían una buena idea pero resultaron no serlo, entonces no vas a tener el estándar de calidad de quien sí lo haga (en ese sentido, muy interesante el video de Retrohead matcheando componentes que se subió hace un par de semanas). El criterio no puede ser "me lo van a comprar, porque total es más barato que la versión made in USA". Con esa lógica, vas a perder siempre contra lo made in China. Yo no le compraría a nadie que no esté gastando (a falta de plata) al menos tiempo y energía en investigación y desarrollo
  9. No entendí esto: ojalá los fabricantes locales miraran los precios de Reverb o Ebay. Tendrían un poco más de criterio sobre a qué precio pueden vender acá. El otro día en la Muestra Música probé unas telecasters muy lindas, hechas con maderas recuperadas. 2300 dólares cada una. Más que una Fano Standard o una AVRI 52. Supongamos que la calidad es comparable. Pero ni tu marca tiene el reconocimiento que tienen otras, ni tu mano de obra la pagás en dólares. Ni hablar de que tenemos un dólar que se triplicó en un año y medio, y ningún sueldo atravesó semejante aumento. Más allá de la cuestión de los precios, es cierto que muchos fabricantes pequeños no entienden cómo funciona la cuestión del prestigio. Y esto no vale sólo para fabricantes locales: yo no compraría un pedal de Vertex después de las estafas de Jason Marangella. Y les tengo un poco de resquemor a los JHS después del conflicto con Devi Ever. Tampoco compro pedales de Walrus Audio: compré un Bellwether cuando acababa de salir, empezó a fallar y me ofrecieron arreglarlo eliminando una de las salidas estéreo. Aparentemente, el pedal estaba mal diseñado y ese era un problema recurrente. Si tenés ese control de calidad, no confío en comprarte cosas. Un fabricante nacional de fuentes y pedalboards una vez me sacó de encima cuanto le dije que la fuente que me había vendido estaba teniendo problemas. Desde entonces, no me interesa tener nada de esa marca. En cambio, el otro día tuve un problema con la fuente de Jake Amps, le escribí a la página, le expliqué que le taller me quedaba súper a trasmano, y me recomendó a un colega. Con esa gente sí está bueno tratar.
  10. Es básicamente un Amplifire Box, quizás con un sonido más fino por ser de la gente de Strymon. 400 dólares ya no me tienta tanto. Por 300 era una opción. Pero una HX Stomp sale 600, y la puedo usar para lo mismo y además como multiefectos (y más allá de la diferencia, parte del atractivo es tener una mini pedalera para salir a tocar, la HX Stomp me ahorra el espacio de, como mínimo, un delay y una modulación).
  11. Concedeme que es el más faliforme de todos los clavijeros.
  12. Si no fuera por el clavijero con forma de glande, lo estaría pensando seriamente.
  13. Me gusta, como me gustan la Albert Lee y la St.Vincent.
  14. Agrego: dos veces me traje amplis de afuera. Un Evans AH200 y un Henriksen The Bud. Ambos equipos chicos, transistorizados, que entraron en la valija. Ambos hechos a pedido para que fueran 220v (con el Evans, eso me salvó de la Aduana: "mirá, es 220, no lo puedo haber comprado en EEUU", aunque me cobraron un poco por la Eastman AR580 que me traje). Y ambos equipos que no se consiguen en Argentina.
×
×
  • Create New...