Jump to content
Albertino Neri

Mi "Yes" favorito

Recommended Posts

El suizo Patrick Moraz nació el 24 de junio de 1948 en Morges. Moraz paso su juventud estudiando musica en finos colegios europeos al mismo tiempo que cursaba clásicos estudios de latín y griego antiguo. Incluso, llego a ser alumno de Nadia Boulanger, una muy famosa y reconocida profesora. En 1963, Moraz obtuvo un premio al mejor solista en el Jazz Festival de Zurich gracias a su brillante forma técnica de tocar piano. Como resultado de esta distinción, rápidamente, Moraz comenzó a abrir con su piano las distintas veladas para los mejores artistas de jazz que pasaban por Suiza. A fines de los '60, Moraz comienza a realizar giras por toda Europa y en 1965 viaja por primera vez a America. Entre 1966 y 1967, Patrick llego a tocar en diversos locales en Africa y el Medio Oriente. Luego de su exito como solista, Moraz forma un grupo llamado Mainhorse con Jean Restori en 1968. Este grupo realizo un album en Polydor antes de que Moraz se mudara a Londres para comenzar a tocar en un nuevo grupo llamado Refugee, con (2 ex The Nice) Lee Jackson y Brian Davidson. Esta experiencia no duró mucho, ya que luego Moraz los abandona cuando le llega la oportunidad de su vida en un nuevo y muy afamado grupo. Es asi, que en Agosto de 1974 los miembros de Yes lo llaman para ofrecerle el puesto dejado vacante por Rick Wakeman y Moraz acepta la propuesta. El resultado de esta unión seria el celebrado e impresionante disco "Relayer" editado a fin de año. 

Creo que el hombre de la capa plateada y el pelo de muñeca había llegado a un punto en el que no le aportaba demasiado al grupo, ya fuera en lo instrumental como en lo tímbrico, así que vino bien que se dedicara al rescate de leyendas y mitos para hacer pseudosinfonías sopríferas y dejara el banquito a Patrick. Lástima de no duró mucho. 

Entro otras razones, la presencia y el aporte sonoro de Moraz hacen que "Relayer" sea mi disco favorito de "Yes".

  • Like 5

Share this post


Link to post
Share on other sites

discazo de yes! soy muy fan de ellos, esa época es excelente, lastima que no perduró, aunque going for the one tb me gusta mucho. hay un concierto muy bueno de esa época, y hay 2 o 3 temas en yesshows de esa formación. tmabien toca en los primeros discos de squire, howe y white, que son de alrededor de esa época!

  • Like 1

Share this post


Link to post
Share on other sites

Es uno de los tres de Yes que me son indispensables.

Close to the edge , The yes album, y Relayer.

De lo mejor en la historia del rock.

 

Saludos!

 

  • Like 1

Share this post


Link to post
Share on other sites

Para mí, el mejor disco de Yes por mucho. Gran personalidad la de Moraz para meterse en una  banda de ese nivel y de esa trayectoria y cambiarle el estilo. La llevó a un sonido impensable para ellos.

  • Like 2

Share this post


Link to post
Share on other sites

Desde los comienzos hasta bien avanzada la carrera y discografía (hasta Drama seguro, con muchos aciertos en el Yes de los 80s y en Union)

Placer

 

  • Like 1

Share this post


Link to post
Share on other sites

Y es cierto que "The Yes Album" es buenísimo también. Creo que son mis dos favoritos.

Steve Howe es mi favorito, bueno, con otros más, pero uno de mis favoritos seguro.

Edited by Albertino Neri
  • Like 1

Share this post


Link to post
Share on other sites
En 29/6/2019 a las 14:34, Albertino Neri dijo:

Creo que el hombre de la capa plateada y el pelo de muñeca había llegado a un punto en el que no le aportaba demasiado al grupo, ya fuera en lo instrumental como en lo tímbrico, así que vino bien que se dedicara al rescate de leyendas y mitos para hacer pseudosinfonías sopríferas y dejara el banquito a Patrick. Lástima de no duró mucho. 

Alto disco Relayer.

Moraz aparece de forma providencial y circunstancial. Entra en Yes porque en UK no se aprobaron los certificados de músico de Vangelis (o algo por el estilo, se agradecen aclaraciones sobre esto), que era el reemplazo que Anderson y Squire esperaban y habían querido de entrada.

Wakeman es uno de los más grandes ejemplos de conductismo cognitivo en la música. Tiene un virtuosismo y formateo académico que solo pueden tener progresión posible en aumentar más y más la velocidad. Nada más. Se va de Yes porque no entiende ni a palos el concepto de Tales of Topographic Oceans y se aburre, encima declara como un nabo que Anderson se quería quedar con la banda (el ego lo recarcome). El tipo es un especímen típico salido de un conservatorio, no puede entender, ni asimilar siquiera los conceptos sobre las distintas deidades en 4 partes, que construyó Anderson para ese disco doble, como tampoco comprende ni le caben los primeros estertores del new age  que Anderson plasmó en su solista Olias of Sunhillow. Por eso termina haciendo colchones para Black Sabbath en Sabbath Bloody Sabbath y Vol.4 o sacando el disco sobre Enrique VIII, una recurrencia en toda su carrera: abrevar en la historia inglesa oficial o arturiana o en los villancicos para hacer música.

Lo dijeron Howe y Clive Nolan y yo los banco a morir: Oliver es diez veces más armónico, creativo y volado que su padre sin tener que recurrir al virtuosismo o a esas diarreas de notas "paraquetodosveanquétanrápidosoy". O sea, en esta línea y a esta altura de los tiempos, ya Rudess lo usó de trapo de piso varias veces al viejo y recontra soporífero Rick.

Premoli de la PFM, en mi humilde opinión, lo demuele haciendo prog y es hasta más limado que Moraz.

Edited by Skell
  • Like 2

Share this post


Link to post
Share on other sites
En 30/6/2019 a las 17:25, Skell dijo:

Alto disco Relayer.

Moraz aparece de forma providencial y circunstancial. Entra en Yes porque en UK no se aprobaron los certificados de músico de Vangelis (o algo por el estilo, se agradecen aclaraciones sobre esto), que era el reemplazo que Anderson y Squire esperaban y habían querido de entrada.

Wakeman es uno de los más grandes ejemplos de conductismo cognitivo en la música. Tiene un virtuosismo y formateo académico que solo pueden tener progresión posible en aumentar más y más la velocidad. Nada más. Se va de Yes porque no entiende ni a palos el concepto de Tales of Topographic Oceans y se aburre, encima declara como un nabo que Anderson se quería quedar con la banda (el ego lo recarcome). El tipo es un especímen típico salido de un conservatorio, no puede entender, ni asimilar siquiera los conceptos sobre las distintas deidades en 4 partes, que construyó Anderson para ese disco doble, como tampoco comprende ni le caben los primeros estertores del new age  que Anderson plasmó en su solista Olias of Sunhillow. Por eso termina haciendo colchones para Black Sabbath en Sabbath Bloody Sabbath y Vol.4 o sacando el disco sobre Enrique VIII, una recurrencia en toda su carrera: abrevar en la historia inglesa oficial o arturiana o en los villancicos para hacer música.

Lo dijeron Howe y Clive Nolan y yo los banco a morir: Oliver es diez veces más armónico, creativo y volado que su padre sin tener que recurrir al virtuosismo o a esas diarreas de notas "paraquetodosveanquétanrápidosoy". O sea, en esta línea y a esta altura de los tiempos, ya Rudess lo usó de trapo de piso varias veces al viejo y recontra soporífero Rick.

Premoli de la PFM, en mi humilde opinión, lo demuele haciendo prog y es hasta más limado que Moraz.

Dice wikipedia:

Además de las críticas de los medios especializados, se agrega un quiebre importante dentro de la banda por el hecho de que Rick Wakeman no estuviera para nada satisfecho con la música minimalista contenida en el disco, ni con la lista de piezas fijada para la gira, así como tampoco con el carácter místico y excéntrico que para entonces había adoptado el resto de sus compañeros. Wakeman señaló: "No puedes tocar lo que no entiendes, y yo no entendía nada de ese disco". Célebre es el episodio en donde Rick Wakeman, en mitad de un concierto, hace un pedido de comida india, la cual se sirve desenfadadamente en el escenario frente a las risas del público y el desconcierto de sus compañeros de grupo.2 Así que, poco después de concluida la gira, abandonaría la banda para dedicarse a su carrera de solista. Grabaría el álbum Journey to the Centre of the Earth, inspirado en la novela de Julio Verne Viaje al centro de la Tierra y con la participación de una orquesta sinfónica y un grupo de rock. Además colaboraría, tanto en el estudio de grabación como en la gira, con los emergentes Black Sabbath en su disco Sabbath Bloody Sabbath, de 1973.

 

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 1 hora, Albertino Neri dijo:

Dice wikipedia:

Además de las críticas de los medios especializados, se agrega un quiebre importante dentro de la banda por el hecho de que Rick Wakeman no estuviera para nada satisfecho con la música minimalista contenida en el disco, ni con la lista de piezas fijada para la gira, así como tampoco con el carácter místico y excéntrico que para entonces había adoptado el resto de sus compañeros. Wakeman señaló: "No puedes tocar lo que no entiendes, y yo no entendía nada de ese disco". Célebre es el episodio en donde Rick Wakeman, en mitad de un concierto, hace un pedido de comida india, la cual se sirve desenfadadamente en el escenario frente a las risas del público y el desconcierto de sus compañeros de grupo.2 Así que, poco después de concluida la gira, abandonaría la banda para dedicarse a su carrera de solista. Grabaría el álbum Journey to the Centre of the Earth, inspirado en la novela de Julio Verne Viaje al centro de la Tierra y con la participación de una orquesta sinfónica y un grupo de rock. Además colaboraría, tanto en el estudio de grabación como en la gira, con los emergentes Black Sabbath en su disco Sabbath Bloody Sabbath, de 1973.

 

Tal cual, este fragmento que subieron a la Wiki es del libro "Yes, but What Does It Means?" de Thomas J. Mosbo, donde se relata pormenorizadamente todo este episodio y cuya porción del libro correspondiente a éstas anécdotas de Tales... está recopilada en la revista Seventh Heaven n° 3 que editaba Andrés Valle allá por los últimos 90s y antes de Mellotrón.

El capítulo que habla específicamente de esto en la revis, y tiene todas las declaraciones de Rick, se llama "No podés tocar lo que no entendés":

"Era demasiado largo. Era como hornear una torta enorme que nadie nunca había probado ántes y pretender que se la tragaran toda de una vez (...). El día que salió se vendió como pan caliente; pero muchos seguidores de Yes lo compraron y se encontraron con que no era lo que querían escuchar. Yo sentía que esa defensa ciega del disco era peligrosa". (por eso rompió la banda yendose al cuerno con el episodio "peligroso" de la comida india...).

"Desde el punto de vista del músico, el modo más fácil de explicarlo es que la música, cualquier música, consiste en dar y recibir. Vos ponés un montón y recibís un montón de ella. Idealmente es un mano a mano. Pero si vos sentís que no podés dar algo con naturalidad, entonces es obvio que tampoco vas a recibir nada. Ése es el problema que pasaba durante la gira." (nótese el nivel de competitividad individualista y transereo cuasi comercial-extorsivo del tecladista para con el resto del grupo... too much ego).

En el siguiente capítulo del artículo, "El Largo Adios", Howe alude a que Rick le asignaba la "culpa" de la "debacle" a cualquier cosa, al veganismo de Anderson o al hippismo del resto, y a que Squire estaba cansado de que la cosa hubiese llegado tan léjos. Dijo Rick:

"... si esa es la dirección que está tomando la música, yo mejor me voy. La cuestión es que toda mi vida musical se ha basado en la frustración. Desde que iba al Royal College. Me frustró sentir que no iba camino a ser un  concertista de piano y luego me frustró cuando supe que no iba a ninguna parte como maestro. Tomé clases por un tiempo, que sólo frustraron mi creatividad, por eso me uní a los Strawbs por una ridícula suma de dinero comparada con lo que podía ganar en el estudio. Después de quince meses más, Yes me trajo más frustración. Me dí cuenta de que era hora de irme." (o sea, no solo deja en claro que es un mercenario que le gusta la guita más que comer pollo con la mano, ya que no hay una sola alusión siquiera al contenido conceptual o artístico del disco —que me animaría a decir que hasta hoy no lo entendió—  ni a su lenta pero imparable recepción entre los fans, que a la fecha lo confirman como un clásico de la banda. Por no mencionar el sesgo depresivo tragicómico del muchacho que con su individualismo, se sentía más desorientado que perro en cancha de bochas).

Pero el tema no quedó ahí, Wakeman se la agarró también con Eddie Offord, el inspirador del grupo, aludiendo que era una mala influencia musical, quién se hartó al toque, porque tenía menos pulgas que él y le parecía todo una rencilla adolescente y egocéntrica. De hecho, Howe y Squire se dieron cuenta en el Holliday Inn luego de la gira, que la suerte estaba echada: "alguien no asistió... bueno parece que se fue, nomás... dijimos todos".

Y mejor no describo las barbaridades que dijo de Anderson a partir de su ignorancia y cerrazón en relación a la temática del disco o sus influencias orientales, porque son alto redundantes y desconocen el largo aporte musical del cantante al grupo, al expandir los límites de lo que tocaban hacia territorios más riesgosos y artísticos, pero menos "amigables", esperados o "virtuosos".

Y dice la leyenda que salvo algunos discos puntuales, tan bien no le debe haber ido en su carrera solista (no al menos como él esperaba, lo que seguro le generó más frustración), si luego volvió para Going for The OneTormato y otras tantas producciones más hasta la disolución oficial del grupo al morir el único miembro estable de toda su historia, Chris Squire.

Tales From Topographic Oceans es un gran disco, adelantado a su tiempo, fuente de inspiración para músicos como Arjen Lucassen de Ayreon, Pallas, Illuvatar, IQ o Marillion en la etapa de Fish en los 80s.

Edited by Skell

Share this post


Link to post
Share on other sites

A propósito de Tales, entré a una disquería cuando salió. Me acerqué al mostrador y pregunté al vendedor si tenía Tales ...

- Lo qué ?

- Tales from Topographic Oceans

- Mmmmno ... cuál ?

- Tales - from - Topo - graphic - Oceans ... el último de Yes ...

- Aaaahhh ... télon fotografic  !!!  ... no me quedó.

 

Freeze y fade a negro o telón rápido. Lo que más les guste. 😁

  • Haha 1

Share this post


Link to post
Share on other sites

"Tales..." me gusta mucho, pero creo que a pesar de Wakeman más que por los aportes de Wakeman.

En "Tormato" me gusta bastante más lo que toca y "Las seis esposas..." es lo que más me gusta de Wakeman solista. 

Después las cosas con coro, orquesta y capa de espejitos me parecen muy aburridas... qué raro que no echó mano de "El Señor de los Anillos", le hubiera venido como ídem al dedo.

Y aunque se que es más por Zeppelin que por Wakeman, no puedo dejar de pensar en eso:

 

  • Like 1
  • Haha 1

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 2 minutos, Albertino Neri dijo:

"Tales..." me gusta mucho, pero creo que a pesar de Wakeman más que por los aportes de Wakeman.

En "Tormato" me gusta bastante más lo que toca y "Las seis esposas..." es lo que más me gusta de Wakeman solista. 

Después las cosas con coro, orquesta y capa de espejitos me parecen muy aburridas... qué raro que no echó mano de "El Señor de los Anillos", le hubiera venido como ídem al dedo.

Y aunque se que es más por Zeppelin que por Wakeman, no puedo dejar de pensar en eso:

 

Tenía entendido que lo del Stonehenge era algo que le pasó a Black Sabbath, pero al revés, hicieron uno gigante mal!

Share this post


Link to post
Share on other sites

 

Seguramente pueda iliustar el thread con la foto de fondo de mi usuario. Creo que desde Close to the Edge a Fragil, me gustan todos por igual. 

image.thumb.png.160a6ccbeff7e756c062bb23473fb0c6.png

  • Like 1

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 26 minutos, catorivadero dijo:

Tenía entendido que lo del Stonehenge era algo que le pasó a Black Sabbath, pero al revés, hicieron uno gigante mal!

No sabía, yo creí que era algo contra lo "pretencioso y grandilocuente", con los celtas, los druidas y lo místico.

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 1 hora, Albertino Neri dijo:

No sabía, yo creí que era algo contra lo "pretencioso y grandilocuente", con los celtas, los druidas y lo místico.

Eso es porque usted no toca en 11 y le falta ese plus. Siempre el volumen en 11.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Las seis esposas de Henry VIII es quizás lo mejor de Rick, pero es muy abigarrado por momentos, y por culpa de mi vieja viendo Rosa de Léjos y el sonidista poniendo los primeros compases de "Anne of Cleves" en las escenas cúlmine de la novela, me gastaron ese disco más que Tinelli a "Twist And Shout".

Edited by Skell

Share this post


Link to post
Share on other sites

Ya que estamos entre yesseros y hablando de Moraz y Wakeman, seguramente habrán escuchado al Pär Lindh Project.

Qué les pareció?

A mi, me encanta el chabón en las teclas, pero tengo más preferencia por los tanos, como Premoli o Simonetti de los clásicos setenteros. Moraz está un poco más arriba de Wakeman, que también me quedaría por debajo de su tocayo Rick Van der Linden, o el otro holandés de Focus, Thijs Van Leer (me mató que pongan "Hocus Pocus" en la práctica de tiro de la remake de Robocop... es más me pareció lo único bueno de la peli, por lo descolgado). 

 

  • Like 1

Share this post


Link to post
Share on other sites
En 30/6/2019 a las 17:25, Skell dijo:

Alto disco Relayer.

Moraz aparece de forma providencial y circunstancial. Entra en Yes porque en UK no se aprobaron los certificados de músico de Vangelis (o algo por el estilo, se agradecen aclaraciones sobre esto), que era el reemplazo que Anderson y Squire esperaban y habían querido de entrada.

Wakeman es uno de los más grandes ejemplos de conductismo cognitivo en la música. Tiene un virtuosismo y formateo académico que solo pueden tener progresión posible en aumentar más y más la velocidad. Nada más. Se va de Yes porque no entiende ni a palos el concepto de Tales of Topographic Oceans y se aburre, encima declara como un nabo que Anderson se quería quedar con la banda (el ego lo recarcome). El tipo es un especímen típico salido de un conservatorio, no puede entender, ni asimilar siquiera los conceptos sobre las distintas deidades en 4 partes, que construyó Anderson para ese disco doble, como tampoco comprende ni le caben los primeros estertores del new age  que Anderson plasmó en su solista Olias of Sunhillow. Por eso termina haciendo colchones para Black Sabbath en Sabbath Bloody Sabbath y Vol.4 o sacando el disco sobre Enrique VIII, una recurrencia en toda su carrera: abrevar en la historia inglesa oficial o arturiana o en los villancicos para hacer música.

Lo dijeron Howe y Clive Nolan y yo los banco a morir: Oliver es diez veces más armónico, creativo y volado que su padre sin tener que recurrir al virtuosismo o a esas diarreas de notas "paraquetodosveanquétanrápidosoy". O sea, en esta línea y a esta altura de los tiempos, ya Rudess lo usó de trapo de piso varias veces al viejo y recontra soporífero Rick.

Premoli de la PFM, en mi humilde opinión, lo demuele haciendo prog y es hasta más limado que Moraz.

Wakeman, para mi gusto fue el peor de los tecladistas que pasaron por Yes.

  • Like 1

Share this post


Link to post
Share on other sites

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Guest
Reply to this topic...

×   Pasted as rich text.   Restore formatting

  Only 75 emoji are allowed.

×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

×   Your previous content has been restored.   Clear editor

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.


×
×
  • Create New...