Jump to content

Club abierto  ·  103 miembros

Club Literario
Ariel Pozzo Seredicz

La Rue Despierre

Publicaciones recomendadas

La Rue Despierre guarda el secreto. Nunca se lo cuentes a nadie.

A lo lejos, bien lejos, se yergue esa montaña de chatarra que miles visitan cual peregrinar a la Meca

y dejan sus francos/dolares/rublos para sentirse más altos, más especiales

Pero no, claro...son otra hormiga más

Y desde la Rue Despierre se ven así...hormigas.

La chatarra cual cuello de jirafa se tuerce al sol...sabías?

El lado bañado por la luz se dilata, el otro lado no...y se inclina.

Es como si saludara, como si tratase de advertir a los turistas que no se conviertan en otra hormiga más.

Pero es inútil.

 

Los que realmente la tienen clara, van a la Rue Despierre. Allí se encuentra el secreto de la verdadera París.

Está lo que no vas a encontrar cerca del arco del triunfo...no, eso es too hollywood.

Pero llegar a la Rue Despierre no es fácil...porque no está en los mapas ni en los GPS.

Y nadie te va a explicar cómo llegar. Porque es tabú. Sumado a la famosa desidia parisina.

La única opción es subir a la maldita chatarra y esperar a que se incline.

Cuando eso sucede, la sombra de la aguja de la cúpula marca un punto...allí comienza el trayecto

Punto tras punto, pista tras pista...sorteando bares, cafés, vendedores de estatuillas de vidrio

La Rue Despierre aparece de repente al doblar una esquina estrecha, repleta de cajones de fruta apilados

Allí, sobre la derecha, una puerta. Desvencijada. Despintada, como si un millón de parisinos hubiesen golpeado.

Y eso es lo que le sucedió, en realidad.

 

En 1945 a las personas que habían ayudado al invasor alemán durante la guerra, les cortaron el cabello.

Rapadas, avergonzadas, despreciadas.

Marcadas.

¿Qué podemos hacer con todo este cabello impío? pensaron los responsables.

Y allí, en la Rue Despierre, detrás de esa desvencijada y gastada puerta, uno se topa con la cruda respuesta.

Allí, en medio de ese enorme espacio, está la cúpula original de la montaña de chatarra más famosa de París.

Porque la que se inclina con el sol no es la verdadera cúpula metálica que estuvo allí hasta 1945.

La cúpula que engalana hoy esa maldita torre está hecha con las toneladas de cabello de esas personas que decidieron hacerle a los Alemanes invasores una estadía más placentera.

La Rue Despierre guarda el secreto. Nunca se lo cuentes a nadie.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

Estás hecho un pueta loco... Dato interesante por cierto

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

No me subo más a la torre Eiffel, a ver si justo se dobla por el Sol! 

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
Compartir en otros sitios web

×